Higiene y cuidados de la zona íntima. Uso de vibradores

Ene 30, 2021 | Todo sobre Sexo | 0 Comentarios

La zona íntima es una de las partes más delicadas de la mujer, suele estar expuesta a grandes cantidades de bacterias que podrían ocasionar infecciones molestosas.

Resulta de vital importancia que cada mujer mantenga los mayores cuidados de la zona íntima posible, sobre todo si está sexualmente activa, bien sea con relaciones sexuales convencionales o por medio de la masturbación.

La mayoría de las mujeres suelen cuidar toda su apariencia, el cabello, los ojos, la piel del rostro las manos, etc. Pero una de las que más cuidado amerita, sin duda es la vagina pues, ella dirá mucho de su higiene y salud sexual.

Limpiar adecuadamente esa zona del cuerpo, hará que evites en lo posible cualquier consecuencia sobre la mucosa y que se produzca infecciones por una deficiente higiene.

¿Cuáles son los cuidados de la zona íntima de la mujer?

Para proteger la salud de la mucosa vulvovaginal, será suficiente con agua limpia y un jabón suave. Sin embargo, hay que tomar en cuenta otros factores que influyen en su cuidado:

  • Lava tus genitales por lo menos dos veces al día, una vez por la mañana y la otra antes de acostarte a dormir.
  • Al limpiar esa zona, también debes incluir la vulva, los pliegues de los labios mayores y menores, así como también lavar alrededor del clítoris. De llegar a sentir picor y resequedad en esa zona, tambien hay productos para la vulva.
  • Nunca laves el interior de la vagina, pues tiene su propio mecanismo con el que se depura a sí misma. Lo hace a través de la liberación de flujo vaginal diariamente.
  • El flujo vaginal, cuando no presenta ninguna patología, tiene aspecto blanquecino con tendencia a volverse amarillento al secarse; es viscoso, dulce y con un olor agradable (aunque para algunos pueda tener cierto sabor u olor a levadura, es normal también).
  • Por lo general, el pH normal de una vagina es ácido, siendo menor de 4,5. Usando los jabones o geles de higiente íntima adecuados, podrás regular tu pH sin alteraciones.
  • Es completamente normal que se produzca un excesivo aumento en el flujo cuando hay una excitación sexual y durante los días de ovulación. Así que, no hay porque alarmarse y salir despavorida a lavarse a cada momento.
  • Durante los días de ovulación, el fluido vaginal suele cambiar de aspecto, haciendo que la mujer sea mucho más fértil durante ese período. Ahora se tornará con una consistencia elástica, gelatinosa y trasparente, con el fin de retener los espermatozoides para luego dar paso al embarazo.

Duchas vaginales ¿son recomendables?

Al dar un paseo por cualquier establecimiento comercial o farmacia, se puede observar las grandes cantidades de productos de higiene genital, entre ellas, las denominadas duchas vaginales; y sí, hay mujeres que con regularidad las usan. Para ser sinceros, estos productos no son recomendables como una medida de higiene frecuente, solo se puede utilizar como parte de un tratamiento médico específico.

Pero ¿por qué no se puede usar diariamente este método? Simplemente es porque este tipo de limpieza, básicamente lo que hará es cambiar o alterar el pH natural de vagina y, por ende, va a favorecer el desarrollo de las bacterias; causando también inflamación o infecciones de la mucosa.

Por esta razón, las duchas vaginales solo se usan cuando el especialista indica algún tratamiento específico y solo por un período corto de tiempo, sin excederse ni exagerar.

Mantén tu vagina limpia y seca

Además de la limpieza, los genitales femeninos se deben mantener secos. Es decir, debes evitar en la mayor medida posible, tener contacto por un tiempo prolongado, con sudor, orina, agua, el mismo flujo vaginal y la menstruación. Ya que como se trata de un área con poca ventilación, podría favorecer la aparición de hongos y el ataque de los microorganismos.

Hábitos que alteran la zona genital femenina

Existen una serie de factores, así como también, algunas situaciones que pueden terminar afectando la naturaleza de la vagina, provocando infecciones bastante desagradables, por ejemplo:

  • Usar ropa interior demasiado ajustada.
  • La lencería elaborada en materiales sintéticos, así como el nailon, mantienen en esa zona en humedad y calor.
  • Las relaciones sexuales, muchas veces producen alteraciones, esto se debe a que el esperma es alcalino y cambia el pH de la vagina.
  • La menstruación.
  • Ingesta de antibióticos de forma frecuente.
  • Padecimiento de parasitosis.
  • Incontinencia urinaria y fecal.
  • Por cambios de carácter hormonal típico de la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Consejos generales para los cuidados de la zona íntima

Es necesario seguir las recomendaciones dadas por los expertos para que se mantenga esa área delicada del cuerpo femenino en unas condiciones saludables:

  • Utilizar solamente ropa íntima de algodón.
  • Usar un jabón neutro para lavar la ropa interior.
  • Evitar usar las duchas vaginales y cualquier producto antiséptico.
  • Antes y después de tener relaciones sexuales, debe lavar bien sus partes íntimas (sino te da tiempo, por lo menos usar toallitas húmedas sin alcohol, para limpiar bien el área).
  • Al tomar una ducha, usa jabones para la higiene intima con pH neutro.
  • No use ropa demasiado ajustada.
  • Mantener un control sobre la ingesta de medicamentos que puedan causar infección en la vagina como parte de un efecto secundario.
  • Procura en lo posible no usar baños públicos, sobre todo cuando se ven sucios.
  • Nunca se te ocurra prestar tus prendas íntimas a otras mujeres ni uses lencería prestada.
  • Evitar bañarse en piscinas o jacuzzi con mucha frecuencia, esto hace que proliferen hongos en tu zona intima.

¿Cómo debe ser el aseo íntimo de la mujer?

Además de lo que ya hemos mencionado, será necesario seguir otros consejos para cuidar y vigilar la salud de los genitales femeninos, evitando que se desarrolle la vulvovaginitis:

  • Al momento de la limpieza de esa zona, no use guantes o esponjas pues, allí suelen acumularse una gran infinidad de gérmenes y/o bacterias.
  • No usar desodorantes íntimos, talcos o fragancias; pues la vagina tiene su olor natural y puedes interferir o alterar ese ambiente.
  • Durante la menstruación, es importante cambiar las toallas o tampones cada 4 a 6 horas; más si eres de abundante flujo.
  • Limpiar muy bien la zona genital luego de orinar y defecar con un papel higiénico de color blanco e inodoro; si puedes lavarte, mejor para evitar acumulación de bacterias fecales.
  • Para realizar la limpieza de la zona anal, debe hacerlo desde la región perineal hacia la parte de atrás. Nunca debe ser hacia adelante, pues las bacterias se trasladarán hacia la vagina.

El uso de vibradores y otros juguetes sexuales

En la actualidad, los juguetes eróticos se han vuelto cada vez más populares, esto es porque supone una salida o alternativa para aquellas mujeres que no tienen una pareja estable; otras que los usan para conocer más su cuerpo o para explorar nuevas sensaciones. Es de vital importancia la limpieza y cuidados de los vibradores que utilices para divertirte.

Generalmente, estos vibradores deberían ser usados con condón, eso es con la finalidad de proteger la vulva y la vagina de los gérmenes que puedan tener. No todas lo hacen así, algunas lo usan sin esta protección. Pero ¿qué pasará si al finalizar el juego guardas tu juguete sin limpiarlo? Si eso ocurre, toda la suciedad se va a adherir en el dispositivo, y más aún si éste tiene un diseño con ranuras o poros.

Es por eso que resulta muy importante entre los cuidados de la zona íntima que, al terminar de usar tu juguete sexual, lo limpies de manera correcta con agua tibia y un jabón neutro; aunque en el mercado existe diversidad de productos para ellos.

Lo que más importa en este caso, es que puedas asegurarte de limpiarlo bien, antes y después de cada uso pues; correrías el riesgo de sufrir alguna infección por hongos o bacterias. Por otro lado, algo que debes tomar muy en cuenta con estos masturbadores, es el material del que están hechos. Algunos son de silicona médica de alta calidad, por lo que, supone que no debería ser tóxico para tu piel ni causarte alergias o irritaciones.

Mientras tanto, los que son fabricados en otros tipos de materiales no tan seguros, si podría ser un poco riesgoso. En este caso, si observas alguna reacción desfavorable en tu vulva, lo mejor será que asistas al médico para que te recete algún tratamiento para ello.

Aunque la ciencia ha avanzado mucho en los últimos años, son muchas las mujeres que no hacen conciencia de lo importante que es visitar con regularidad al ginecólogo; esto es clave para tener una buena higiene íntima. Las visitas a este especialista deben ser al menos anualmente, y te evitará muchos dolores de cabeza pues, no solo es para mujeres embarazadas o que están sexualmente activas.

Debes vigilar más la salud de tus genitales mediante los chequeos de rutina y otros exámenes que realiza este especialista, de este modo, descartarás cualquier anomalía o enfermedad.

Recuerda que, a medida que pasa el tiempo el cuerpo de la mujer va cambiando, las hormonas van pasando por diferentes ciclos; por ello, es que algunas veces puede llegar a ser más sensible o susceptible a infecciones o enfermedades.

Con eso, el especialista podría hacer una detección a tiempo de enfermedades de transmisión sexual, obesidad, problemas cardiovasculares o cáncer; tratándolas de una manera más fácil y rápida.

Lavados de la vagina caseros ¿funcionan?

Otra de las opciones o alternativas a los productos comerciales, son las limpiezas que se pueden hacer en casa con ingredientes naturales, de esta forma cuidarás la higiene de tus genitales; siempre teniendo mucho cuidado de lo que usarás y sin exagerar.

Por ejemplo, el bicarbonato es uno de los ingredientes naturales que más usos se le puede dar por sus propiedades, ayuda a recuperar el pH de la vagina, luego de haber pasado por una candidiasis vaginal o cualquier otro hongo.

Así que, con solo tomar un baño de bicarbonato disuelto en agua, resulta muy eficaz para el tratamiento de estas afecciones. Esto es por la reacción que se va produciendo al contacto con un medio ácido, del mismo modo que ocurre cuando se usa este mismo método para tratar la pesadez en el estómago.

Por otro lado, el yogurt combinado con agua de mar es un potencial agente contra los hongos vaginales. El primero, ayuda a mejora la flora vaginal, mientras que el agua de mar es alcalinizante y remineralizante. Hacer un lavado con estos ingredientes con una pera, ayudará a aliviar los síntomas.

Así como éstos que acabamos de nombrar hay muchos más, el vinagre de manzana no pasteurizado ha sido utilizado por las mujeres desde la antigüedad; gracias a sus propiedades y lo accesible que puede llegar a ser.

Conclusión

Como verás, mantener la higiene y cuidados de la zona íntima de la mujer en perfecto estado, permitirá que puedas llevar una vida sexual saludable, solo debes recordar seguir todas estas recomendaciones.

Visitar al ginecólogo, no abusar de los lavados, no usar desodorantes ni perfumes. Por supuesto, tambien limpiar bien esa zona después de tener relaciones sexuales y de usar tus vibradores, o cualquier otro juguete sexual.

Sabemos que jugar con vibradores puede llegar a ser muy divertido, pero ten presente los cuidados a tomar en cuenta para que esa diversión no se convierta en una gran molestia. Si cumples con todo lo señalado, podrás tener por seguro que reducirás a un mínimo las posibilidades de contraer alguna infección.

Comparte este contenido fácilmente 😉

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Copas Menstruales ¿Cómo usarlas? | MejoresJuguetesSexuales.com - […] se trata de un dispositivo de higiene íntima femenina en forma de campana, que generalmente, suele estar fabricado en…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.